Meditar el fin de semana, volver a lo cotidiano con alegría y serenidad

December 18, 2015

El fin de semana del 11 al 13 de Diciembre he participado en el retiro de meditación en silencio con los Amigos del Desierto en Gilet. Todo lo que puedo decir es positivo, ha sido una experiencia inolvidable y muy fructífera.

He compartido con otras veintinueve personas dos días de silencio y de meditación,  mi gratitud por esta experiencia a todos ellos y especialmente a las personas que desinteresadamente lo hacen posible,  ellos se hacen llamar “Amigos del desierto”, una red de personas tanto creyentes como no creyentes interesadas en profundizar y difundir la experiencia del silencio y la quietud. 

 

A Pablo D’ors le quiero dedicar un especial agradecimiento por su entrega, sus palabras  inspiradoras así como su papel como instructor o guía en este retiro. Pablo es una persona de esas que no te deja indiferente, cuando habla transmite algo más que palabras, tiene el don de la  comunicación y de la escucha,  además de una humanidad descomunal.  Me encantó cómo nos sorprendió en el primer intercambio de palabras con una canción,  que él nos dedica a fin de “perder su reputación”, cuando ya la has perdido, ya no tienes miedo, puedes ser tu mismo. Todos unimos  nuestras voces con la canción creando un vínculo que se percibe a lo largo de todo el retiro sin necesidad de hablarnos.

 

El día comenzaba a las 7h con la llamada del gong, a las 7.30h comienza la primera actividad de trabajo físico, tuve el honor de ser la persona encargada de guiar las sesiones de yoga matinales. La sesión del primer día fue muy enfocada a preparar la espalda para las horas de sentada meditativa que teníamos por delante, mientras que la sesión del segundo día estuvo dedicada al “guerrero y guerrera espiritual”, fue una sesión enfocada en desarrollar el coraje, la fortaleza y el amor incondicional.

 

 

 

Tras estas sesiones de yoga físico y una relajación final, hacemos la pausa del desayuno y seguidamente tras una introducción a las técnicas para la meditación se inician las sentadas meditativas de hora y media de duración. No se hace nada pesado, está estudiado de forma que se alternan las sentadas con paseos meditativos.  Entre secuencia y secuencia de meditación, Pablo nos ofrece su palabra, sosegada, meditada y muy acertada.

 

Así poco a poco vamos sumergiéndonos en las profundidades de nuestra mente, observándola, resistiendo las embestidas de la incomodidad y las distracciones,  luego llegan los juicios y las sombras  que nos hacen dudar si seremos capaces de aguantar hasta el final, pero estamos prevenidos, sabemos que esto es una parte de camino y tras la oscuridad, llega la luz. La atención a la respiración y la repetición de un mantra, es como el bote salvavidas al que te aferras en medio de la tempestad. Y al final llega la calma, la serenidad total y esos instantes fugaces de plena lucidez. El último día regresas a casa con una alegría interior que no es artificial, que no es infundida por ningun pensamiento en especial, sino que surge de dentro del ser y una firme convicción para perseverar y hacer de la meditación una practica diaria.

Shanti, Shanti OM

Please reload

Featured Posts

Nace la Asociación OM Dhara Yoga

July 23, 2015

1/1
Please reload

Recent Posts